Ataques De Pánico > Síntomas

Síntomas de los Ataques de Ansiedad

La mejor forma de contrarrestar el malestar que produce un Ataque de Pánico, es conociendo cómo funciona, en este artículo te hablaré sobre los síntomas de los Ataques de Ansiedad y cómo tu mismo, sin darte cuenta, intensificas su poder. ¿Empezamos?

Conocer los Síntomas de tus Ataques de Ansiedad es el primer paso para superarlos

Síntomas de los Ataques de Ansiedad

El Manual Diagnóstico de los Trastornos Mentales (la guia de referencia que usamos los psicólogos, en inglés DSM-5) se centra en los Síntomas Físicos y Psíquicos de las crisis de ansiedad, pero me parece importante remarcar en este artículo también los Síntomas Emocionales, Cognitivos y Conductuales.

Síntomas Físicos

  • Palpitaciones o elevación de la frecuencia cardíaca.
  • Opresión en el pecho.
  • Náuseas o dolor abdominal.
  • Dificultad para respirar o sensación de ahogo.
  • Sensación de atragantarse.
  • Temblores en las extremidades.
  • Sudoración y escalofríos.
  • Desmayos, mareos o aturdimiento.
  • Sensación de entumecimiento del cuerpo, u hormigueo.

Síntomas Psíquicos

Dentro de este grupo destacan la sensación de irrealidad (desrealización) y la sensación de no ser uno mismo (despersonalización), las cuales a menudo suelen producir miedo a volverse loco o a perder el control de tu propio cuerpo. Otro de los síntomas más comunes, sobre todo en los primeros Ataques de Ansiedad, es el miedo a morir.

Síntomas emocionales

Estos síntomas se presentan como una sensación de inquietud, angustia y preocupación constante tras las crisis. Incluso las actividades que antes realizabas con tranquilidad, ahora te parecen estresantes.

Puedes llegar a desarrollar pensamientos paranoides, como “si me quedo solo no podré recibir ayuda en caso de que vuelva otra crisis”, “necesito estar cerca de un hospital siempre”, “no puedo entrar al metro, ¿y si me da un ataque? Nadie me ayudará”. Todo esto puede desembocar en inseguridad, tristeza, e incluso depresión.

Síntomas Cognitivos

Las dificultades para prestar atención a tu entorno e incluso la desorientación, son síntomas propios de una post-crisis de angustia, ya que tus pensamientos se encuentran en otro lugar, buscándole explicaciones a tus Ataques de Ansiedad, o preocupado por si te vuelven a ocurrir.

Todo esto genera un estado de hipervigilancia constante, que mantiene la activación de tu cuerpo las 24 horas del día, haciendo que no descanses adecuadamente. A parte, la falta de atención viene acompañada de problemas de memoria, de aprendizaje y de procesamiento de la información.

Síntomas Conductuales

Otro síntoma importante de los Ataques de Pánico, son los comportamientos evitativos ¿Evitas los lugares y situaciones donde has padecido Crisis de Pánico en el pasado? Se trata de un comportamiento habitual entre las personas que sufren Ataques de Ansiedad, llegando a generarles fobias a lugares y situaciones específicas.

Se debe al temor de experimentar nuevamente los síntomas de los ataques. Este tipo de comportamientos evitativos te mantienen angustiado y alerta, lo cual aumenta las probabilidades de volver a vivir una crisis.

Todo lo anterior se unifica en un estado permanente de preocupación e irritabilidad, que te lleva al aislamiento, debido al miedo de que cualquier cosa, sea un comentario, un sonido, una actividad o un lugar, te provoquen nuevamente un ataque de ansiedad.

Es importante: evitar las situaciones que te producen Crisis de Pánico, puede suponer un alivio inmediato, pero sólo consigue que empeoren tus Ataques a largo plazo.

Ideas obsesivas y auto-chequeo: Síntomas que pueden Causar Ataques de Ansiedad

Ciertos pensamientos y comportamientos pueden provocarte ataques de pánico. Se trata de síntomas de un Trastorno de Pánico que acaban convirtiéndose en la causa de un nuevo Ataque de ansiedad.

Los pensamiento obsesivos como “debo tener el móvil siempre a mano, por si me da otra crisis”, “me duele la cabeza, ¿será síntoma de un nuevo ataque?”, “hay mucha gente aquí y muy poco aire, creo que voy a tener otro ataque”, te predisponen física y mentalmente, a experimentar otra crisis.

A su vez, es común auto-chequear constantemente tu cuerpo para verificar que todo está en orden, y en cuanto detectas un ligero dolor de estómago, un hormigueo en el pecho o cualquier otro malestar, temes que sea el inicio de una nueva Crisis de Angustia. Sin darte cuenta, el miedo anticipatorio es lo que te genera el Ataque de Ansiedad.

Comprendo que te sientes asustado, pero la mejor forma de disminuir la frecuencia e intensidad de los ataques, es no prestarle atención a los pensamientos obsesivos, y además, desprenderte de las prácticas de auto-chequeo. Si dejas de darle tanta importancia a un ligero mareo o a una molestia en el pecho, podrás reducir la ansiedad e intensidad de los síntomas.

Igual que pasa con una fobia, el miedo es el Síntoma Clave de los Ataques de Ansiedad. Sin duda los Ataques de Pánico son muy desagradables, pero si quitas les quitas el miedo, sólo queda malestar tanto físico como mental. Por ello, si aprendes a manejar tu temor y tus pensamientos, aprenderás a controlar tus Ataques de Ansiedad y dejarás de provocarlos tu mismo.

<< CAUSAS DE LOS ATAQUES DE ANSIEDAD
>> TRATAMIENTO DE LOS ATAQUES DE ANSIEDAD